martes, 20 de diciembre de 2011

Vuelven a asomar lágrimas en mi rostro, en vano subo el volumen para intentar callar el llanto, perdiéndome con cada acorde presa de la desesperación. Secuestrada por la tristeza vuelvo a caer tras un breve periodo de felicidad... ¿Qué le he echo al mundo? Miles de preguntas se agolpan en mi cabeza y vagan por ella sin rumbo ni respuesta. Intento recoger los cachitos de mi roto corazón. Sin suerte vuelvo a perder piezas por el camino, dejando demasiados pedazos de él que nunca se recompondrán... Las heridas se acumulan, cada vez más profundas, cada vez más dolorosas. Me pregunto si algún día conseguirán sanar, si siempre que veo un atisbo de esperanza vuelve a desvanecerse con el mismo sigilo con el que apareció. Mi confianza decidió marchar otra vez, quién sabe cuando volverá... quién sabe si será capaz de recuperarse del golpe, si será capaz de mirar a lo ojos al miedo y plantarle cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario